Translate

lunes, 13 de agosto de 2007

LAS TRES NATURALEZAS DE LA ASIMETRIA.

La belleza es apreciada por nosotros de una manera subjetiva.
En esta forma de ver las cosas observamos la realidad en función de nuestro estado de ánimo, físico, e incluso en algunos momentos mental.
El hecho de ver la belleza en la Simetría o Asimetría, cuando hablamos de Bonsái, es una discusión estéril. La realidad es que para hacer bonsái debemos utilizar la Asimetría como valor irrenunciable. Éste es uno de los valores estéticos Zen y por sí un valor que forma parte de la definición de Bonsái.
Si realizamos un análisis más profundo de este hecho quizás lleguemos a preguntas muy interesantes.
Un primer estudio nos indica que dentro de la Naturaleza extensa (Ámbito Total ) ,la Asimetría es una expresión plena. Seria difícil describir algún ser o evento que no haya sido irregular o asimétrico en su existencia.
Ahora bien, si nos adentramos dentro del circulo de la Naturaleza Humana vemos que esta circunstancia varía. Son ya conocidos los artículos científicos sobre la búsqueda de la simetría y perfección en el propio código genético humano, y hablo por ejemplo de un pilar básico de la vida, la reproducción. Hombres y mujeres buscan la perfección a través de la simetría de sus parejas, de una manera innata (biología evolutiva).
¿Cómo podemos entonces comprender la búsqueda de la belleza en la Irregularidad o Asimetría?.
Bien, la naturaleza Artística es ese Don por el que el hombre reinterpreta la realidad que tiene a su alrededor y la da a ver a los demás. Para ello, se ayuda de todas las variables que lo conforman en su vida(relación). De esta manera, aunque su genética e instinto le guíen hacia la perfección, a través de la observación y estudio de la Naturaleza extensa , aprende a visualizar la imperfección y asimetría y la eleva en su escala natural de Valores.

viernes, 3 de agosto de 2007

ELECCIÓN PERSONAL




Cuando trabajamos alguno de nuestros prebonsais, lo damos por terminado cuando vemos que conseguimos proporcionarlo correctamente, posicionarle sus ramas y trabajarle su verde. Bien ,creo que para empezar no es poco!!, aunque sinceramente, pienso también que comienza una nueva y fascinante etapa. Y no hablo solo del cultivo. Pienso en estos momentos de la unión a su tiesto.


Es cierto que existen varios medios para acercarse a lo que debiera ser "académicamente" más correcto, entre ellos el de la rueda de colores, por otro lado los convenientes consejos de maestros y especialistas sobre los tipos de tiestos y estilos, revistas especializadas, catálogos...

Quisiera añadir a esta lista algo que empiezo a tomar muy en serio, algo que va quizás en contra del principio de universalidad, pero que considero importante: Nuestra visión subjetiva.
Esta visión está muy unida a nuestras vivencias, educación, carácter, costumbres y un sinfín de elementos más, pero que dotan a nuestros árboles de un nuevo y fresco carácter.

Es evidente que no debemos dejar la senda y perdernos en un inmenso bosque, que además nos alejaría de la idea de bonsái. Debemos buscar ese punto de equilibrio en el que puedan convivir corrección y gusto personal.

Esta idea enlaza la libertad de acción (bien entendida) con el bonsái hasta límites más profundos. Valoramos de distinta manera la maceta y añadimos su valor estético al sentimental.

Atendemos pues también al sentimiento Vanguardista de la obra.

Para mí la imagen del tiesto de esta pequeña Shikatusa, representa la sierra de las nieves; alberga un helecho enano. Esta pieza tiene ya un valor sentimental bastante importante para mí.