Translate

sábado, 28 de abril de 2007

Escuela de Vanguardia.

Cuando hablamos de Bonsái hoy, no hablamos de los mismos principios que lo regían en su nacimiento. De hecho es una ventaja que haya evolucionado tanto desde que empezara su historia en China hace ya unos 3500 años.

Quizás sus orígenes estuvieran muy unidos a sentimientos religiosos; aunque también hay quien los sitúa cerca de la corte del Faraón, como sistema para trasladar las futuras medicinas para la corte. Con ellos se producían las famosas pachangas (productos elaborados con cinco partes distintas del árbol).

Sea como fuere es innegable que cuando el ser humano miniatura algo, realmente lo que hace es colocarlo dento de su ámbito más personal. Eso junto a la religiosidad fueron los dos primeros principios para su aparición (árbol en maceta, miniaturizado, principios estéticos Zen).

A partir de finales del siglo XIX y primeros del XX se manifiesta de una forma más evidente una característica de la cultura Japonesa : Shizen (=Naturaleza). Es respetada y reverenciada desde tiempos inmemoriales, adquirida dentro de su conciencia de una forma innata. El maestro kobayashi realiza una clasificación de los estilos basada en su observación en la Naturaleza, y no en unas características propias de unas determinadas regiones (Como sigue ocurriendo en China con el Pen Jin.

Actualmente la escuela de Vanguardia, como una de las representantes de nuestro tiempo, incorpora una nueva idea: Autor. Sentimiento propio de la especie humana, negado de forma taxativa por la religión Zen, como forma de unificación y uniformidad. Esta nueva aportación debe dar frescura y posibilidad de libertad para la realización de nuevas obras, obras más cercanas a nuestro tiempo, y seguramente sin el encorsetamiento de viejas normas. que evitan crear obras que realcen características propias de cada árbol.

Dos son por tanto los principios fundamentales : Naturaleza y Autor. Unión de Oriente y Occidente. Búsqueda de la belleza Universal. Naturaleza-Hombre.

lunes, 16 de abril de 2007

Principios estéticos Arte Occidental.


Cuando hablamos de bonsái, hablamos de obra de arte compuesta por un árbol que es cultivado en maceta, en miniatura y según unos principios estéticos Zen. Estos principios estéticos son los descritos por Isamatsu Sinichi : Asimetría, Simplicidad, Austeridad, Sutil profundidad, Paz, Libertad de acción y Naturaleza.
Para poder dar una explicación eficaz y coherente debemos también conocer los principios que han marcado a través de los siglos a nuestra civilización occidental. Quizás estos se hayan tratado a grandes rasgos en distinta obras y dependiendo de los distintos periodos históricos de nuestro continente. Un problema bastante complejo, ya que si en Oriente estos aspectos se han ido aglutinado, no ha ocurrido lo mismo en Occidente, donde los nuevos ha ido suplantando a los viejos.
Creo que es claro que nuestra civilización se ha ido cimentado sobre todo en base a tres importantes pilares: Raíces Greco-Romanas, Sentimiento religioso Hebreo-Judío y Antropocentrismo.
Dos ideas básicas, según mi punto de vista: relación Dios -Hombre y Hombre-Naturaleza.
Nuestra relación con Dios o con los Dioses, dependiendo de los periodos históricos ha sido de una importancia vital. Podríamos entrar a valorar el sentimiento religiosos en la especie humana y más concretamente en la civilización Occidental. Seria un estudio antropológico importante, ya hecho por otra parte y aunque interesante creo que demasiado profundo para lo que quiero que pase por una valoración general de los aspectos estéticos de Nuestra cultura.
Desde luego que la relación Dios -Hombre ha hecho que al equipararnos a Dios por "ser a su imagen y semejanza" nos haya sacado del contexto Natural y alentado a su dominación. Situación distinta a la de Oriente donde el hombre es parte de la Naturaleza.
Este aspecto quizás sea el que marque nuestras obras de Magnificación (el hacer que en ciertos periodos intentemos hacer obras que nos acerquen al cielo, que nos hagan reyes de la Naturaleza).
El Valor de lo Nuevo sea quizás otro valor interesante y pueda estar justificado por ese miedo a la muerte y a todo lo que se aproxime a ella. Damos pues valor extremo a su potencial y juventud.
Como el hombre es el patrón de todas las cosas, no debe extrañarnos que la simetría sea nuestra forma de percibir las cosas de una forma perfecta y correcta. No olvidemos que somos también simétricos.
Un valor que queda practica mente anulado en Oriente: El Yo. Se ha ido manifestando dependiendo de nuestra relación alienante con la religión. Pasamos de periodos puristas o clásicos a estados barrocos, en los que el Yo se extrovierte y se expresa de maneras exageradas.
La Grecia Clásica y Roma nos han dejado tres valores determinantes a la hora de expresarnos:
Lógica, proporción y Orden. Porque incluso en los momentos más oscuros como en la Alta edad Media existía esta proporción. quizás más lógica que física o matemática, ya que la configuración de esos Cristo, Vírgenes... estaba cercana a la de dar importancia a ciertas partes del cuerpo que a otras.
En definitiva si analizamos una a una , vemos que somos en la mayoría de las veces los opuestos a Oriente. Pero quisiera dejar una pregunta en el aire: ¿ Existirán valores que puedan considerarscomo Universales para el Hombre? por lo tanto ¿Existe la Belleza Universal?